Preparación de la Comida

Viernes, 19 Septiembre   

La carne y pollo crudos deben cortarse en una mesa o superficie destinada expresamente a esta finalidad. Nunca se manipulará en el mismo lugar ni con el mismo cuchillo la carne cruda y la cocida.

Como norma general, las comidas se han de preparar con la mínima antelación posible .

Las verduras que se comen crudas se han de limpiar y sumergir, antes de su uso, en agua con unas gotas de lejía y, posteriormente, aclararlas con agua potable.

La temperatura de ebullición o cocción, aplicada durante un cierto tiempo, es capaz de eliminar todos los gérmenes patógenos que puede contener un alimento. Hay peligro de que se vuelva a contaminar si se deja enfriar lentamente y sin tapar.

Cada vez que se haya de probar un alimento para rectificar el punto de sal o condimento, se ha de emplear una cuchara limpia.

Tanto los platos preparados refrigerados com los congelados se han de calentar de manera que el centro del alimento, alcance una temperatura de 70º C en menos de una hora y se los ha de consumir inmediatamente.

En la elaboración de mahonesas , sólo se pueden utilizar ovoproductos pasteurizados y se les ha de añadir vinagre o jugo de limón. Se han de conservar a una temperatura máxima de 8° C y consumirlas dentro de las 24 horas.

Debe limitarse el uso de las mahonesas a las situaciones en las que se puedan asegurar estas condiciones.