Revolución “gourmet” llega al Congreso

Viernes, 19 Septiembre   

La revolución “orgánica” ha llegado a los comedores del Congreso de Estados Unidos. Se acabaron las comidas grasientas y poco saludables. Triunfa lo “gourmet”.

No más “french fries”

La última vez que las cafeterías del Capitolio fueron noticia fue cuando, hace ahora cinco años, enfadados por la falta de apoyo de Francia a la Guerra en Irak y henchidos de fervor patriótico, prohibieron llamar a las patatas fritas “french fries”, es decir “patatas francesas”. Ahora, vuelven al candelero por razones muy distintas. Lo “gourmet” se ha impuesto. Pero no todos están de acuerdo.

Se acabaron los quesos procesados, las patatas fritas -francesas o americanas- grasientas y las hamburguesas congeladas y prefabricadas.

Lo que se lleva ahora son las ensaladas orgánicas con pollo o atún al “grill”, las tartaletas de fruta fresca y sofisticada, como frambuesas, kiwis o arándanos y los pescados a la plancha que, hasta hace unos años, el americano medio no sabía ni que existían.

La diversidad se impone y en las distintas estaciones de venta de esta nueva comida rápida, se pueden leer carteles como “Taquería” o “A la plancha”, en español.