Una Alternativa con Mucho Sabor

Viernes, 19 Septiembre   

Los ambientalistas con automóviles a base de diesel han empleado aceite vegetal durante años como combustible alterno para disminuir las emisiones contaminantes, pero al elevarse los precios de la gasolina por encima de los $2 el galón, dicen que sus “automóviles vegetales” son una excelente forma de ahorrar dinero.

Cada dos semanas, Etta Kantor se dirige a un restaurante chino local para llenar de combustible su Jetta azul de Volkswagen. Llama por teléfono previamente y el propietario le aparta algunas cubetas de aceite usado para ella. En su casa, Kantor usa un colador y un filtro de bolsa para eliminar el agua y cualquier residuo de alimentos.

Posteriormente el aceite vegetal es vertido en un tanque de 57 litros (15 galones) en la parte trasera de su Jetta, donde normalmente se coloca un neumático de refacción. Al apretar un botón ubicado encima del radio, ella puede cambiar de combustible diésel a aceite vegetal en segundos.

“Recorro la ciudad, voy rápido en carreteras. No hay ninguna diferencia”, dijo Kantor, de 58 años.

Los restaurantes, que normalmente tendrían que pagar para deshacerse de su aceite vegetal usado, están felices de poder regalarlo.

“Nos ahorra un par de dólares y ayuda a proteger el ambiente un poco, por lo que pensé: ‘¿Por qué no?’”, dijo Shawn Reilly, copropietaria de Eli’s On Whitney, un restaurante en Hamden.

Si no lo regala para que se consuma en automóviles, Reilly calcula que deshacerse del aceite cuesta hasta 60 dólares al mes.

Aaron Schlechter, residente de Bridgeport, dice que recoge unos 114-152 litros (30 o 40 galones) dos veces al mes en Eli’s. Lo usa como combustible en su automóvil para su viaje diario de 270 kilómetros hasta su trabajo como consultor ambiental en la Isla Staten, en Nueva York.

“La única forma en que puedo mitigar mi culpabilidad por recorrer en automóvil esta distancia enorme es conduciendo algo que no consuma combustibles fósiles y emita emisiones mucho menos dañinas al medio ambiente”, dijo Schlechter.

El aceite vegetal se está popularizando tanto que una compañía de Massachusetts llamada Greasecar lo está comprando al mayoreo a un distribuidor y vendiéndolo a clientes locales. Tiene un precio de 23,7 centavos el litro (90 centavos el galón), dijo Justin Carven, fundador de la compañía.

Desde el 2001, Greasecar también ha estado vendiendo equipos de conversión, como el instalado en el automóvil de Kantor, que permiten que automóviles a base de diésel funcionen con el aceite reciclado. El año pasado se vendieron unos 200 de dichos equipos, dijo Carven. Un equipo de conversión estándar se vende en 800 dólares en Greasecar.

“Sin embargo, una vez que uno lo instala, ahorra cientos y cientos de dólares”, dijo Carven. “Normalmente el producto se paga a sí mismo en el primer año”.


Tags: ,