Una Hamburguesa a Crédito

Viernes, 19 Septiembre   

La industria de comidas rápidas de 105 mil millones de dólares, buscando formas rápidas y fáciles de aumentar las ventas, finalmente está adoptando la única cosa que rechazó por años: la tarjeta de crédito.

Buscando nuevo mercados

Para fines de 2004, McDonald’s estará aceptando tarjetas de crédito hasta en ocho mil de sus 13,500 restaurantes internos, declaró el jueves a analistas de la industria el principal funcionario financiero de la empresa, Matt Paull.

Pero Ronald McDonald no es el único echándole el ojo a su plástico. Wendy’s acepta tarjetas de crédito en 90 por ciento de sus restaurantes (dónde las compras sin efectivo promedian 35 por ciento más alto que las de efectivo). Burger King también se está metiendo en la contienda del crédito, con planes de tener a bordo a la mitad de sus restaurantes para fines del año.
Lo que impulsa al paso de la industria de las comidas rápidas hacia las tarjetas de crédito: Las compras promedio son mayores, y, sí, más rápidas. Muchas de las cadenas no requieren la firma en las compras, reduciendo el tiempo de espera.

Los alimentadores rápidos también han observado el éxito de la tarjeta prepagada y recargable de Starbucks, lo cual anima a clientes frecuentes a sorber sin efectivo.